martes, 27 de junio de 2017

El reto de Rory Gilmore - 340 libros


¡Hola!
Hace ya un tiempo que llevo planteándome la posibilidad de llevar a cabo el reto de lecturas de mi adorada Rory de Las chicas Gilmore.

Conocí y disfruté al completo esta serie durante mi adolescencia y he vuelto a verla en diferentes momentos desde entonces. Para quien no la conozca, uno de sus personajes principales, Rory, es una lectora voraz a la que es habitual encontrar con un libro entre manos. 

Desde hace tiempo he visto en distintos blogs diversas listas con los títulos que fueron pasando por las manos de Rory a lo largo de las temporadas de la serie y al final me he decantado por seguir la encontrada en un blog del Diario de Navarra y que podréis encontrar clickando aquí.


Algunos de estos libros que dejo a continuación ya los he leído (en negrita) pero la inmensa mayoría no ha pasado todavía por mis manos. Espero que en algún momento de mi vida, ya que me lo planteo más como una experiencia atemporal que como un reto en sí mismo, lo hagan:

  1. 1984 - George Orwell
  2. Las aventuras de Huckleberry Finn - Mark Twain
  3. Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll
  4. Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay - Michael Chabon
  5. An American Tragedy - Theodore Dreiser
  6. Las cenizas de Ángela - Frank McCourt
  7. Anna Karenina - León Tolstoi
  8. El diario de Ana Frank - Ana Frank
  9. Archidamian War - Donald Kagan
  10. El arte de la novela - Henry James

jueves, 22 de junio de 2017

Reseña - "El cuento de la criada" de Margaret Atwood

Título: El cuento de la criada
Autor: Margaret Atwood
Editorial: Salamandra
Fecha de publicación: 1985 (presente edición 2017)
Páginas: 412
Mi puntuación: 

Sinopsis:
En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela —o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir— le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor: son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

Opinión personal:
AVISO: Voy a ser descarnadamente sincera y es altamente probable que se me escape algún tipo de detalle (que no spoiler) a la hora de argumentar que quizá no les interese leer a los que quieran llegar vírgenes al 100% de todo y del todo a esta novela.

Diga lo que diga, soy consciente de que esta reseña no va a estar a la altura. Y, sobre todo, que me dejaré muchas cosas en el tintero en detrimento de las sensaciones que me provocaba a la hora de leerlo.

Ha sido una lectura horrible. Pero HORRIBLE así con mayúsculas. Por descorazonadora e hiriente, no por demérito de la autora, sino por la historia en sí. Y lo ha sido para mí, lectora y ser humana particularmente sentida a la que todo le afecta. Y cuando digo todo, es todo.

viernes, 28 de abril de 2017

Reseña - "La luz en casa de los demás" de Chiara Gamberale

Título: La luz en casa de los demás
Autor: Chiara Gamberale
Editorial: Círculo de Lectores
Fecha de publicación: 2010 (2012 en España)
Páginas: 471
Mi puntuación:

Sinopsis:
Maria, una mujer libre y carismática, es la administradora del 315 de Grotta Perfetta, en Roma. Cuando muere repentinamente, deja una hija de seis años; y deja también una carta. La niña se llama Mandorla—Almendra—, y ya sólo su nombre encierra todo el encanto y el absurdo del que será su destino, ya que Maria ha dejado escrito que el verdadero padre de Mandorla es uno de los hombres que vive en el edificio. Tras una asamblea de vecinos en la que nadie confiesa su paternidad, deciden criar a la niña entre todos.

Opinión personal:
Recuerdo que cuando en su día escogí este libro en el pedido de Círculo de Lectores me llamó la atención la idea de una novela en la que una niña era criada por todos los vecinos de un edificio. Me apetecía leer algo diferente y el libro se vino a casa.

He tardado unos cuantos meses en ponerme con él pero en cuanto lo empecé me duró cosa de un par de días. La peculiar historia de Mandorla, huérfana de seis años y criada por todos sus vecinos, me pareció muy amena y entretenida.

sábado, 22 de abril de 2017

Receta: Tarta 3 chocolates

¡Hola!
Hace unos días comentaba que me apetecía ampliar las miras del blog a más temas que me apasionan, a parte de la lectura.

Y uno de esos temas es la cocina. No soy ninguna experta, ni tengo especial mano con esto o con lo otro. Pero sí que me gusta ponerme a trastear entre cacharros y hacer alguna que otra receta que ni es muy elaborada, ni requiere especial pericia culinaria. 

Una de las recetas de postres que más me gusta hacer, porque es muy sencilla y suele gustar mucho a todo el mundo, es la Tarta de Tres Chocolates.

Así que si os interesa saber cómo la hago yo, pues sólo tenéis que dedicar unos minutillos y seguir leyendo.

martes, 18 de abril de 2017

Nuevo rumbo...

De nuevo por estos lares.

No sabría explicar exactamente cómo he llegado a esta página en blanco de publicación de entrada. Sólo sé que hace unos minutos me entró cierta nostalgia bloguera y después de volver a entrar en la página del blog y encontrarlo tan abandonadillo desde agosto del año pasado, una cosa llevó a la otra y los dedos corretean ahora por el teclado.

En cierto sentido, siento que escribo para nadie más que para mí misma. Me sorprendería lo contrario, lo admito. Así que las presiones deberían ser inexistentes. O eso me repito a mí misma en este momento para auto convencerme de que quizá, y sólo quizá, sería positivo para mi vida el volver a entusiasmarme con un proyecto como lo hice en su día con este blog.

Soy la persona más inconstante que pueda poblar la Tierra así que no me sorprende que las ganas y la emoción con las que comencé en su día con Lecturileando se acabasen diluyendo con el tiempo. Quizá el limitarme tanto a una sola parcela de mis pasiones como es la lectura no fuera la mejor de las ideas. Pero realmente sentía que debía escribir sobre aquello que me apasiona de verdad, aquello que despertase en mí las ganas de volver al blog día a día. Y creo que como intención fue buena, aunque el tiempo demostrase precisamente lo que yo ya sabía, que soy una pedazo de inconstante redomada y el blog acabó por ello abandonado en cuestión de meses.

Siento que sería muy productivo para mi vida el que pudiese tener este rinconcito del ciberespacio para mí, para expresarme y hablar sobre todo eso que me apasiona y emociona y entusiasma... Y que, en gran medida, son los libros. Pero quizá sería más inteligente por mi parte el no limitarme a un sólo